miércoles, 25 de noviembre de 2020

"Colgados por los rincones navarros"

Quizá en el peor momento de nuestra pequeña porción de historia, EL MUNDO ha descubierto un elixir difícil de igualar, la montaña. Libertad, parajes de flipar, aire puro y soledad. Y ahora, con las vidas "patas arriba" y dejando casi nada que poder hacer, la fiebre de montaña está por las nubes siempre y cuando la meteo acompaña; ocasionando que lugares tranquilos y con gran publicidad internauta se equiparen a una calleja de la vieja Pamplona en un 6 de Julio.
A sabiendas de ello y todavía sin conocer las paredes de San Fausto, lo volvemos a dejar para otro momento.. porque el mirador de Lazkua es mucho mirador. Cambiamos de destino al Carrascal, donde el mayor de los reclamos lo encontramos al otro lado de sus paredes y esto le confiere ese toque de poco interés general, pero si particular.
La sorpresa que nos llevamos al llegar es mayúscula. En el parking no cabe ni un alfiler y en el lugar parece que no se aplica ni ley ni "civismo". Hemos llegado más tarde que otr@s y no vamos aparcar de malas formas en campos privados o zonas de paso. Ante todo RESPECT. Y como poco más se puede hacer, dejamos el tema para otra vez. 


Cuanto antes hacemos llegar el momento. Y no muy lejos porque no podemos, escapamos de la locura que nos acompaña dias tras dia en esta "realidad tan irreal". 
Envueltos por un manto gris, que domina las bajuras navarras; se nos presenta un día bueno no, buenísimo. Decididos a dar caña a la roca, volvemos a tierra Estella y recalamos en el recóndito Eraul. Mirando a un lado y a otro, no se ve ni un alma y en el parking cuesta decidir dónde aparcar del hueco que hay.
Al estilo sherpa, cojemos toda la cacharrería a la chepa y salimos de Eraul por el marcado camino al mirador de Lazkua. En agradable paseo, vamos calentando "la máquina" para la faena a la sombra del encinar y justo antes de llegar al impresionante balcón, nos desviamos a su "sótano". 

Al completo para nosotros se presenta el sector Pikutxis bajo el amparo 
de las encinas y una fina niebla, entre los que a ratos llegamos a ver un tímido sol.
Nuevas paredes de caliza se alzan sobre nuestras cabezas ...
... en las que no queremos "pillarnos los dedos" y empezamos siendo
precavidos en el grado, Leyre abriendo Marigorringo (4c)...
...  pero como nos habían comentado, las vías entran
dentro de nuestras posibilidades y vamos a por más.
Damos "un giro de tuerca", 👆 escalando Jolasleku (5a)...
Foto de Leyre
... a la vez que los cielos empiezan abrirse hacia el valle de Allín.
Aquí no se afloja ni por un momento, todo sabe a poco 🤪.
Leyre devorando la vía Velocirraptor (5a).
Terminando saciadas las ganas de roca un poco antes de lo esperado, 
surcamos al final la vía Jopetas (5b).
Foto de Leyre
Una vez colgados los gatos; sacamos los cubiertos en la mejor de las terracitas
 con buenas raciones de tranquilidad y mejores alimentos ...
... deleitándose todos los sentidos con el espectáculo de cumbres navarras que emergen del mar de nubes, sobre el que sobrevuelan incansables los buitres de San Fausto .. GRAN Y BONITO LUGAR AL QUE VOLVEREMOS 🙃.

Enganchad@s a la roca como si fuera la droga más adictiva, seguimos descubriendo nuevas verticales y volamos de vuelta al Pirineo, casi un mes después de la última aventura por las alturas de Aragón. Ahora nos quedamos por las de "casa", que aunque nuestra parte sea pequeña, también tiene su miga. Y SU ENCANTO
Dejando los esquís todavía en casa, caemos en la zona de El Ferial y de nuevo soledad total. Corta y rápida aproximación por pastos ondulados, nos hace bajar a los llanos de Eraize y dar sin problemas con sus caprichosamente esculpidas paredes; que compartimos únicamente con otr@s tres escaladores. 

Con nervios de escalar estos peculiares "órganos",
afilados en los costados y pulidos en el centro, empezamos con algo facilito ...
... para entrar en esta nueva materia de escalada en la que los pies quedan empotrados a prueba de bombas en los canalizos, Leyre abriendo Txoritxiki (4b) ...
... y habiendo cogido gusto, damos un paso más a pesar de que el día ya nos quiere despachar; de nuevo Leyre surcando la vertical de Onki Xin (5a).
👆 dando el último pegue, repitiendo la via Onki Xin (5a) .
Foto de Leyre
La sombra se hace con todo el protagonismo en los llanos de Eraitze acompañada del frío, mientras vemos al sol ir cayendo sobre el cordal de los Lakoras ...
...  acabando por ver un bonito atardecer desde la suite de altura en el parking del Refugio de Belagua.

La semana a ido toda tiesa para arriba, pero hablando en el buen sentido. Para cerrarla nada mejor que seguir igual, aunque esta vez con nuevo fichaje para la cordada, que no ha salido de escalar de entre cuatro paredes.Ante esto, a Leyre le toca estrujar la "materia gris" para buscar un sitio bonito, divertido y asequible.. las dos primeras sin problema, la última es la que le trae más quebradero de cabeza.
Yendo con la lección aprendida, nos ponemos en marcha a buena hora.. al punto de iniciar la mañana y nos vemos en Peña Artea con dos furgos, que todavía no han levantado persianas, y las paredes todas para nosotr@s. Dejando mandar a la nostalgia ,volvemos al sector Patxa, en aquel que alguno pasó sus primeros "malos" ratos en el extremo de una cuerda y hoy le toca el turno a otro 🤪, aunque va de buena mano(la de LEYRE). Ladridos en el valle y el vuelo de los buitres cortando el aire amenizan el tranquilo ambiente y una vez metidos en los arneses.. al lío 🔝.

Ladridos en el valle y el vuelo de los buitres cortando el aire son lo único que se oye entre las verticales paredes y una vez enfundados en los arneses ...
... abro "apetito" con calma por gélida roca , en la que fue mi primera vía
y resultó toda una pericia, Danza del terror (4b) ...
Foto de Edu
... entrando al nuevo escenario Edu y repitiendo la misma vía con soltura y rapidez.
Foto de Leyre
Cerca de media mañana, cuando el ambiente ya está asentado en
unos límites más agradables, es un no dejar de venir gente y más gente ...
... por suerte podemos seguir con nuestros planes de ir apretando cada vez un poco más, Edu asegurando a Leyre que sube la vía Creer obedecer y combatir (5b).
Rematando la buena mañana nos metemos en No me seas fósil (5c); que nos hace apretar un poco más, buscar pies donde casi no los hay y dejar una ligera insatisfacción.. que tocará resarcir cuanto antes 😜.

Igual que cuando éramos unos chavales ,sin pelos en la barba, esperábamos al finde para retomar la mal interrumpida partida de la videoconsola. Ahora aunque la motivación y el físico han cambiado cosas para mejor y otras para peor, lo que no lo ha hecho es que esperamos que lleguen esos dos días gloriosos como "al agua de mayo" para retomar la aventura,  tanto o más emocionante que aquellas sentados al sofá.

Sin marear el tema ni por un solo instante, desde el lunes  y coincidiendo sin hablarlo, lo que podemos llamar entendimiento total de la cordada ; estábamos ya decantados por el destino.  El mismo lugar de Peña Artea, donde alguna espinita quedó clavada, aunque va la espera de la última palabra de "el de arriba".Pasan los días y vemos cómo el escenario va quedando"pintado" al gusto, aunque con un ligero toque polar . Nada que un poco de acción, un termo caliente y la técnica de la cebolla no puedan solucionar. Por si fuera poco, tras varias negociaciones, traemos refuerzos. Uno con intenciones de resarcirse también y otro con ganas de probar lo que es la roca .. así que el que sea una buena de nuevo, está asegurado.
De forma demasiado lenta, se carga "la partida". Acabamos en vez de donde terminamos, uno pocos "pasos" antes para entrar en calor y ver cuanto antes el sol; abalanzandonos sobre la vertical diversión en menos que canta un gallo.

Con algo fácil nos ponemos al tema por las paredes de pacha que justamente acaban de ver el sol; pero sin titubeos, ni casi sentir la gélida roca, Leyre sube de nuevo y sin despeinarse Viene fuerte y decidida a poder con todo por la vía Creer, Obedecer y Combatir (5b) .
Entrados en calor , vamos a por un "escalón"más. Donde el otro día dijimos basta, empieza la "venganza" Edu, subiendo por "el baile" de pequeños pies de No me seas fósil (5c) ...
... mientras el día se presenta como para enmarcar, cielos azules
 y tranquilidad en el lugar a pesar de ser fin de semana ...
... e Iker, recién salido al "ruedo de la roca", no se queda atrás y aprieta para arriba por la misma vía.. que saca a la primera. VIENEN FUERTES LOS DEL ROCÓDROMO 😜.
Leyre no se queda atrás y saca la espinita de No me seas fósil, que le sabe
a poco y aprieta también por Gusano Rojo (5c). NO HAY QUIEN LA PARE 💪.
El mismo que estrenó el día 👆,  lo cierra a poco de qué nos pille la sombra, repitiendo Gusano Rojo (5c) y pensando en la siguiente ni terminar y ya pensada 😜 que será algo más larga.


🗻 Del Rìo 🗻

domingo, 22 de noviembre de 2020

Circular altas "dunas" de la Bardena Blanca

Después de la que nos cayó sin ninguna compasión por Belagua, podíamos pensar que con lo que pasamos, ya nada nos podía parecer peor. Qué gran equivocación. Ni siquiera había empezado lo malo, al que no le acompaña ni frío ni agua, pero lo que nos acecha "no es moco de pavo". Día sí y día no, imponen nuevas restricciones que altera más la nueva normalidad a la que ya casi nos habíamos adaptado y con ellas, muchos clubs van desistiendo de sus multitudinarios eventos montañeros. 
Por nuestra parte como ser multitudinarios es algo inalcanzable, seguimos adelante precauciones tomadas y medidas adoptadas con los planes de montaña. Lanzamos la segunda propuesta de la temporada, en la que recaeremos lejos de verdes parajes y altas cumbres, cambiandolas por el peculiar entorno "desértico" de las Bardenas Reales y esta vez sabiendo que el buen tiempo no faltará a la cita del domingo.

Quizá por miedo o evitar males que flotan en el aire, pero "el cotarro" se ve y se siente un tanto apagado y casi nadie se ha pronunciado a falta de un día para la fecha. Habrá plantón? Siempre hay ases bajo la manga.












Sol y Luna enfrentados en el horizonte dan el gong de inicio a la jornada, con unos cielos que se ven prometedores desde la ventana justo antes de salir. Como era de esperar los incansables veteranos no fallan y esta vez vienen con nueva compañía, haciendo que el tema se encauza por el buen camino. El reloj manda y parece que nadie más va a aparecer, así que ya estamos tod@s y el resto se lo pierden 😜. Tras dar cinco minutos de cortesía; nos ponemos en marcha cuanto antes, que de un día de tal calibre no se puede desaprovechar ni un segundo.

En sentido contrario al que acostumbramos, partimos de una desértica Pamplona, debatiendo si por Marcilla sí o por Marcilla no. Al final ni pa un@s ni pa otr@s. Por la vía rápida bajamos un primer tramo y pasando de asediar el antiguo castillo del reino, que hoy nos ocupan otras "conquistas"; seguimos a la antigua usanza por la carretera vieja (que de vieja solo tiene el nombre)hasta que entre arrozales y campos de ganado bravo damos con la entrada del "desierto" navarro, ante la silueta del gran Moncayo.
Cayendo más el "nivel" de las carreteras , nos acercamos hasta el centro de interpretación, donde madrugadores de dos ruedas ya empiezan su faena, y al poco , casi tocando a la puerta de los militares, nos vemos en el amplio páramo bardenero. Bordeamos la zona prohibida por "movido" camino de cabras; pasando junto a Las cortinas y Castil de Terra, solitario a estas horas, y viendo pasar un "obús" peludo y de cuatro patas, que menos mal que falla. Tras tortuoso y largo rato de vibrar y bachear, nos asentamos sin un alma a la vista en la trasera de "la diana" y vaya día ha tocado.. botas y a gozar!!

Las dos moles que nos "ocupan"se alzan ante nosotros nada más echar pie a tierra, enmarcados por un bonito dia que nos hace calzar botas y cargar mochilas a toda prisa.
Por las llanas tierras del "far west Navarro" nos ponemos en marcha, alejándonos de la reserva de las supersónicas "aves" en suave paseo por el seco páramo de "la blanca" ...
... a la espalda queda la extensa llanura de la bardena y en segundo plano el mayúsculo Moncayo ...
... acabando a los pies del "arenoso" cordal de Piskerra-Rallón.
Foto de Andres
Atrapados por los laberínticos pasillos 
esculpidos a capricho de la naturaleza ...

... salimos de la barrancada por los destrozados restos de unas escaleras, subiendo algun cacho civilizado y la mayoría con incómodos equilibrismos por las sombreadas laderas de los pequeños cerros que circundan Piskerra ...
... encaminados al más llamativo de ellos,
la atalaya con su derruida construcción ..
... desde el que tras una primera "sudadita", custodiamos sobre la amplia explanada bardenera y parajes todavía más sureños, reducidos por la bruma.
Al otro lado de la puerta, después de una corta oteada desde
"el primer piso" al inusual paisaje, enmarcamos a nuestro objetivo.
Seguimos con poco esfuerzo sobre los pasillos de las "dunas" en rumbo a lo alto del cordal que viene desde el Rallón y al que salimos en su otro extremo, en las inmediaciones de Piskerra.
Junto a campos de labranza y evitando
 la boca a las entrañas de la bardena ...
... asaltamos la mole por la cara SE; subiendo un descompuesto y tieso camino ,moldeado por las escasas aguas, entre secos matorrales y encañonados por los verticales mosaicos de la prehistoria de las dos alturas ...
... mientras van quedando atrás la Atalaya y las tierras de la baja bardena blanca ...
... hasta que nos desviamos primero al Cabezo de Piskerra, ofreciendo una bonita perspectiva de la cima y su pequeña aguja ...
... y al otro lado, volvemos a deleitar a la vista con el horizonte hacia las tierras de la cordillera ibérica  desde un piso superior a la Atalaya.
Estando lo justo en el Cabezo, pasamos a lo alto de 
Piskerra (466 m) ,
viendo de primera mano el largo salto al monolito ...
... y frente a nuestras narices La Ralla y Rallón, clavando la mira en esta última mole. 
Perdiendo la mirada en el paisaje infinito en dirección a El Plano ...
... y al otro lado protegidos del bochorno por
las formaciones del cordal de Piskerra- Rallón ...
... peinamos la linde entre la blanca alta y baja, aproximándonos en tranquilo
paseo por una senda entre áridas tierras rumbo las dos grandes moles ...
... acabando por unirnos a la cañada de los Roncaleses, junto a las verticalidades de la más grande y menos visitada ,La Ralla.
Dando "cuatro pasos" por falso llano en el amplio camino del ganado pirenaico, llegamos bajo las faldas de El Rallón cuando la mayoría de la gente baja de lo alto.
Aprovechando la situación; arreamos hacia arriba, serpenteando la "amable" vertiente  NE al amparo de paredones y algo de sombra al final ,bien escaso en estas tierras ...
... saliendo al soleado altiplano, que atravesamos hasta su otro extremo
 para "conquistar" la desgastada cima de El Rallón (493 m).
Casi en soledad y ligeramente apartados de la cima, deleitamos estómago y paladar; a la vez que contemplamos el entorno, primero hacia la Bardena Negra y a nuestros pies la Blanca protagonista en todos los miradores de hoy...
... tornando la cabeza en busca de tierras norteñas, vemos el embalse de Malvecino y territorio aragonés ...
... terminando por fijar la vista de nuevo en Piskerra y los Llanos del Rallón que se extienden a nuestros pies, ojeando y pensando en el retorno.

Sobre nuestros pasos regresamos hasta mitad de camino entre las dos conquistas;  hasta encontrarnos con la cabecera del amplio y seco barranco de los Cambrones .
Quedando la alta blanca a la espalda y el Rallón acechando por oriente , descendemos pies en polvorosa por el tieso y serpenteante paso de los ciervos ...
...  metiéndonos de lleno en la barrancada a la vera del "montañón",
 viéndonos rodeados de la mayor "masa verde" del dia ...
...  y de nuevo por "dunas" de formas variopintas, acabamos siguiendo las rodadas de bicis en llana caminata por el fondo de la vaguada hasta salir a la gran explanada de la diana.
Foto de Andrés
Piskerra y Rallón pasan a formar parte del horizonte ...
... y a la par del largo cordal deshacemos la caminata, volviendo bajo un "abrasador" sol de noviembre al punto de inicio en medio de la nada del desierto navarro.

Una visita a las bardenas no podía concluir sin visitar su insignia, 
CastildeTierra. 

Que cada dia va a menos, pero sigue manteniéndose en pie, algo parecido a lo que nos pasa a nosotr@s 😝
Así nos veremos en la siguiente y última del año con las gentes de Etxabakoitz, en otra jornada que siempre está marcada en el calendario. Tocando este año ser algo diferente, aunque casi seguro que no tanto como estaba planeado.

Vuelta Piskerra y Rallon
Recorrido circular por el entorno de Piskerra y Rallón, pasando por la atalaya y el paso de los ciervos. Datos GPS: 12 km; ±350 m; 3-4 h.

Grupo de Montaña  SDC Echavacoiz








🗻 Del Rìo 🗻