jueves, 21 de septiembre de 2023

Circular de la Cascada de Ixkier

Siempre he dicho que cualquier escusa es buena para "caer" por el monte, especialmente cuando tienes una comida después. Porque esa dosis de alturas o bajuras, son uno de sus ingrediente imprescindibles . Que si faltan, la rica comida a pesar de seguir siendo.. no sabe igual.
Pero en esta ocasión la propuesta viene ya acompañada del : "y también un paseico para hacer gana de comer".
Con el lugar de vicio para paladar y estómago decidido; toca la tarea de buscar algo bonito  y para toda la familia. Tirando de biblioteca propia poca cosa. Así voy a otra de la casa y en lo prestado veo un destino que ya conocía, a los pies de las Malloas pero en el que se me descubre un rincón nuevo y no hay mas que hablar.

Finita la semana. Alla que nos presentamos. Una bonita vuelta por los verdes parajes del valle de Larraun, en los alrededores de Mugiro. Ruido de aguas vivas, restos de antigüedades, el recorrido del plazaola y la cascada de Ixkier en todo su auge. 
La guinda cae en el Maskarada con una buena comida y después de esto se podría decir que esto es todoo ...

Aguas de "las entrañas" de Aralar.
Antiguas ruedas de los molinos de Mugiro.
Admirando el poder de la naturaleza.
Cascada de Ixkier en todo su esplendor.
Restos de los viejos molinos.
Gargantas del rio Larraun.
Camino del Plazaola. Túnel de Mugiro 2.
Las Malloas, una mirada perdida a estas bonitas altura
y una despedida con sabor amargo a la vez que dulce.
⛰️Del Rio⛰️

martes, 19 de septiembre de 2023

Grieta de Barzolos

Colgada la cuerda de escalada, las exprés y el grigri para lo que queda del año.. antes del día D, queda algún que otro de por medio y no hay intención alguna de verlo desde casa. 
En lo que está uno dándole vueltas al coco, se le ocurre "tirar la piedra". Y si vamos hacer un barranco facilillo?. La respuesta de Leyre se hace esperar y viene con condición.. "Vale, pero que este seco". Con facilidad para cumplir la condición, debido a la cada vez más frecuente situación en que falta agua incluso a pesar de los chaparrones de días atrás miro y remiro la guía y doy con la que veo como la mejor opción aunque sabiendo casi a ciencia cierta que un poco nos pondremos a remojo😂 en las "entrañas" de la Sª de Leyre.
Omitiendo tan solo esa ínfima y acuosa parte; preparamos ropajes, material, cuerda y echando por último la primera de muchas ojeadas a la meteo caemos  en la cama esperando ansios@s al pitido del despertador.

Rutinas mañaneras nos llevan a salir de casa en perfecta sintonía con el plan y dirigirnos hacia Pirineos. A las puertas de los mismos, echamos el ancla un poco antes del pequeño pueblo de Bigüezal y es momento de "vestirse de gala". 
Sutilmente voy soltando prenda, de que igual puede haber algo de agua.. pero que la justa para remojar los pies y que yo también voy sin neopreno. Así cargo la saca a la espalda y comienza la diversión de la mañana con el sol calentando ya de lo lindo.

En el mejor sentido de la pendiente, amplio y único camino nos
 lleva a dar con el cauce de Barzolos. Un cauce seco como la
 mojama y comido por la maleza. Dudando si entrar o no.. cojo
 la delantera y para adentro. Abriendo camino entre ramas
 y zarzas, saltando y pasando bajo troncos; tras rato de
terreno selvático y algun que otro arañazo después ...  
... la escena cambia por completo y el barranco se encañona. Avanzamos
por pequeños resaltes, echando manos a la roca e  incluso culo a tierra
 hasta que a un lado algo brilla y sabemos de primeras que empieza
 "la acción".. lo que viene de seguido, es que también lo hace el agua.
Visto lo visto, pregunto: VAMOS??
A lo que Leyre con decisión responde: AL LIO!!
Despliego cuerda a "ojímetro", la paso en el buen sentido
de la cabecera y la lanzo, quedando casi al milímetro con la poza.
Monto rapel y va Leyre. Autoasegurada, porque es la forma en
 que se ve con más confianza, baja rápida los 5 metrillos
 y en lo
 que cruza las aguas  sin cubrir más de la rodilla ...
... bajo yo, recupero y ensaco para sin intermedio descender
 otros 4 m, con una salida resbaladiza y esta vez zambullirnos
casi enteros en las fresquitas aguas que serán de los últimos tormentones, al no dar p' atrás
😂.
Guardada la cuerda entre los dos, con los pies en tierra firme y seca,
 recorremos un estrecho pasillo que nos lleva a más pequeñas
verticalidades, obligando a retomar faena. Ya entrados en dinámica ...
... montaje veloz y seguro de la instalación, siguiendo un disfrutar como
 niños de un primer rapel de 5 metros a una pequeña sala y conforme la
 cuerda entra en la saca vuelve a salir para otra rápida bajadita
menos emocionante ...
... rematando, con un poco de arrastrar traseros más algún
 pasaje acuoso entre las angosturas de Barzolos, la primera ...
... mitad del barranco, saliendo a zona abierta donde algunas intrépidas cabras
 campan a sus anchas y lanzan pedruscos por la presencia de "intrusos"
osea nosotr@s.
Por un rato el descenso pierde en emoción, pero no lo hace en belleza. Caminando
 a placer por el seco cauce con pies de plomo y a veces hasta poniendo manos o
culo, seguimos el único camino posible entre escondidos rincones de artística roca
 moldeada por las aguas de la Sª de Leyre y selváticos parajes prepirinaicos hasta
 nuevamente vernos engullidos por las paredes.
Foto de Leyre
Delante se nos presenta el descenso más corto, pero también más
 llamativo. Con apenas un par de metros de cuerda monto el rapel,
pasando por el hueco bajo un bloque empotrado. Jugando al contorsionismo
 a la vez que soltamos cuerda poco a poco, cruzamos el peculiar paso ...
... y viendo solo un poco del cielo azul sobre nuestras
 cabezas; dos pasos contados por el seco cauce nos
 plantan en el borde de otra vertical ...
... muy encañonada con las paredes verdes y en el fondo más agüita. Notando
 ya algo de cansancio, sobre todo mental, despacio y con buena letra preparo
 la parafernalia de cuerda, nudos más hierros y para abajo. En ligero volado
 de 6 metrillos, entramos al refrescante baño y apuntamos ya al final.
Otro tramo de ir en horizontal, pero con miga al tener
que salvar algún que otro pequeño resalte, nos planta cara
 a cara con el final. Un rapel de 12 m, posible de fraccionar
 y en nuestro caso totalmente seco. Decididos por la segunda
opción, doble de trabajo. Primer rapel corto y raro que tira a un lado ...
... empalmamos en un abrir y cerrar de ojos con los 7 metros finales
que sobre pulidas y agujereadas rampas de calizas nos hacen
 llegar a la desembocadura de la grieta de Barzolos.
Foto de Leyre

Acabada la aventura de bajada, a orillas del Salazar
 inmortalizamos el momento y como todo lo que sube-baja..
lo que baja tiene que volver a subir y en rápido paseito asfaltero,
 ahora sí que sí ,ponemos punto y final a esta aventura en pareja
 y a las demás también por una temporada.. como
 mínimo hasta que algunas montañas blanqueen 
😘.
⛰️Del Rio⛰️

lunes, 11 de septiembre de 2023

La chimenea night climbing

En eso que ni estando a la sombra tienes tregua. En un rato de estar leyendo buen material de montaña, una aventura Maniobras de escapismo!! despierta en mi esa idea que tiempo atrás me rondo la cabeza pero al final quedó en nada. Sin tardar un segundo, se la envío a Leyre. Al poco la respuesta son un par de preguntas.. Es una propuesta? Cuando vamos?
Sabiendo que el tiempo es algo que nos brilla por su futura ausencia, no hacemos esperar más de unos días.

En el instante que la semana ve su final la peor parte claro; tenemos plan estudiado, frontales cargados y cacharrería lista a expensas de que la escena se vaya preparando. Cuando el sol empieza a caer en el horizonte, es nuestro momento. Salimos del entorno urbanita de la cuenca de Pamplona y recaemos en un parking de Peñartea casi desértico, quedando l@s últim@s del turno de tarde y tan solo nosotr@s para el de noches. Echado el primer pie a tierra una rara sensación empieza a recorrernos el cuerpo, como un tímido nerviosismo que desaparece cuando acomodamos mochilas y ponemos mira en el pie de vía de La Placa.

Al ritmo que las luces de un caloroso día se van apagando,
una rampa entre verdor nos vale de calentamiento. La noche
 se cierne sobre nosotr@s. Iluminad@s con los frontales nos
 metemos en los arnés, les colgamos hierros y desplegando
cuerda.. nos ponemos cara a cara con la llamativa chimenea.
Siendo la idea de servidor, me cae el honor
 
o quizá horror por lo oscuro que se ve todo 😂 de entrar a la pared.
Por fáciles y tumbados pasos de adherencia,
ganó los primeros metros de placa ...
... que me llevan a entrar en la grieta. Tirando del agarre que dan las manos en la casi lisa pared y buscando pequeños huecos a los pies, sigo un poco más y empiezo a notar que cada movimiento me supone un esfuerzo cada vez mayor. A la que pillo chapa, me cuelgo y paradita.. no gusta, pero es lo que toca para conseguir que los nervios no jueguen a la contra o mejor que ni jueguen. Tras un breve respiro, vuelvo a la pared con otra cara. Más pasos de placa bastante finos se combinan con agarres a prueba de bombas en el filo y rematando con otros de empotre.. pero empotre de cuerpo entero ... Foto de Leyre
... saco EL LARGO que se las trae más de lo que dice el papel.
Quedando colgado sobre un oscuro abismo ...
... es el turno de Leyre. Cómo un cohete saca los primeros pasos y los siguientes,
hasta la parte central donde se presenta la parte más fina. Calcando mi andanza
 vertical, esos pasos centrales le obligan a apretar los dientes por unos metros
 y de ahí en adelante lo que tenía que ser lo más divertido de escalar ...
... se le torna una tortura por la fauna multípatas
 que habita en la pared. Haciendo de tripas corazón
 sube a la reunión y sin apenas a ver llegado, está
mirando al segundo largo y pensando en salir.
Lo justo para cambiar los cacharros, Leyre despega de la reunión. Un primer
 paso largo de tan solo un buen canto, le hacen entrar rápido en materia.
Desgastando la piel de manos y la goma de los gatos por más tramos de lisa
 roca que se alternan con solo unos pocos a la grieta , continua hasta unirse
a la vía vecina y agarrándose a buenos romos se planta en lo alto de La Placa
 por la única vía que nos quedaba de tachar. Un viento de narices aliña el
 momento. Voceando se comunica conmigo...
... y en cuanto me tiene enganchado, arreo
hasta arriba del tirón y el escalar se acaba... 
... pero el disfrutar del panorama tendrá que ser para la próxima,
al igual que el estar ahí cuando la situación invité más a ello
 y el chip cambia a modo descenso rápidamente.
En lo alto de la placa en nocturna "conquista",
la que se prevé como la primera de otras
😜.

Mano a mano, aguantando el viento que pega, preparamos el tema para rapelar
 a mitad de pared. Leyre se prepara para ir primero y a la que lanzó la cuerda.. el
viento me la juega. La cuerda se va por encima del filo de la chimenea y los dos
 pensamos: LIADA!!! Sin dar ni un segundo tiro de la cuerda a toda prisa. La suerte
 nos sonríe. Sin problemas cae a la pared y como si no hubiera pasado nada,
bajamos a la primera reunión. Repetida la jugada para ir hasta el suelo ...
... nos dejamos deslizar tan solo escuchando el silbar del viento
 por allá  arriba y el cantar de grillos por allí abajo, mientras
sobre nuestras cabezas se ve un estrellado cielo y las aventuras
 de roca en la vertical ven su final quedando en el tintero paredes
 que teníamos en el punto de mira, pero esta vez .. al tocar el suelo,
otros lares esperan y va a tocar esperar a que uno vuelva
🌍⛰️
.
Foto de Leyre
⛰️Del Rio⛰️

jueves, 7 de septiembre de 2023

Escalando el fin del "verano"

Todo rio vuelve a su cauce tarde o temprano. 😂 Y la corriente de doble V Vacaciones y Verano no es excepción y es momento de LA VUELTA paras quien le toca, porque hay que ya volvió y quién todavía lo estira un poco más 😜.
Con ello, a la vista tan solo hay dos días de "perderse" y siguen sabiendo a poco. La solución, sacar de donde no hay pero si. Después de los deberes, pillar los cacharros e ir a los rincones verticales que tan cerca tenemos de casa.

Tentar vías que obligan a poner toda la carne en el asador. A veces salen y otras no. 
Buenos momentos con amig@s. Risas. Comilonas y sobremesas que se estiran más que la cuerda en un vuelo. 
Nuevas paredes que nos hacen disfrutar y d, apuntar nuevas vías a la lista y sacar planes futuros. 
Aunque los ratos de tarde no den para tanto como gustaría, lo justo para tener la miel en la boca y que te la quiten. Son casi con toda certeza los mejores momentos que puedes esperar de unos días cualquiera 🙃 de los que también es seguro no queda ya ninguno más..

En eso que te vienes arriba. Tiras.
Mano aquí al romo , "dedicos"
o dedazos alla
 que no hay sitio para más. Afianzo puntera
 en ese agujero. Meto canto en esa regleta. Pero ...

Foto de Yoli
... a falta de un par de pegadas para tocar "la gloria"..
una y otra vez para abajo. Lo importante el intentarlo
 una y otra vez. Llegar arriba para la próxima.
Foto de Yoli
Leyre tentando la misma vía, forzando gradillo.
Foto de Aitor
Yoli pegándole duro 💪 en las vías vecinas.

Aitor calentando en el balcón de los buitres,
guapo lugar que nos ha descubierto.
Leyre por lo más divertido de las vías. "Techillo", pasos raros, buena roca.. un vicio
 de pared de la que las horas nos dejan disfrutar tan solo un poco. VOLVEREMOS

Foto de Yoli
Yoli por el paredón del Balcón, desgastando
la suela de los gatos y la piel de las manos. 
Atardeceres de los últimos coletazos del verano, que te pillan todavía en el sector y ponen la guinda a lo mejor de un día de labor.

Una bonita tarde de verano, pero que el mundo ya no
 la ve como tal. Un@s poc@s si lo hacemos
😜 .
Afrontando un pequeño techito para empezar la vía
 con finura. El que esta fuerte ni lo nota
💪.
Leyre yendo para arriba, despacio pero con buena letra.
Foto de Yoli
Disfruta cada vía como si fuera la última..
porque parece que no, pero no sabes si lo será.

Foto de Leyre
⛰️Del Rio⛰️