domingo, 31 de julio de 2022

"Meca Vertical": Siurana

Tras buena dosis de montaña, kilómetros y desnivel; dejamos el jaleo de Val d' Aran y las alturas de pirineos plegando hacia el sur. Oliendo a mediterráneo recalamos por las faldas de la Sª Prelitoral y más en detalle en una de las mecas de la escalada: SIURANA.

Con cero pretensiones verticales y todas centradas en gozar de lo que se ponga delante, empezando la cosa de forma inusual. Refrigerios en mano y ver pasar el cálido rato a la sombra, hasta que la misma se extiende y despedimos el día entre calores; a lo que sigue dos relajados días de pared, movimientos al estilo Robocop, calores inhumanos , buenos ratos y  mejores comidas en las solitarias paredes calizas de Siurana. Donde ya de verdad nos despedimos de evadir la cruda realidad por una temporada con un par de excepciones.. aunque todo volverá a su ser 😜 .

Leyre escalando en el sector Can Marges de Baix.
Can Parasit.
Escalando por Can Parasit o más bien arrastrándome como puedo por la pared.
Foto de Leyre
El moro y La reina mora.
Siurana
Foto de Leyre
Leyre peleando la última vía por Can Parasit.
🗻Del Rìo🗻

martes, 26 de julio de 2022

Circular volcanes de La Garrotxa

Volviendo para casa tras unos días diferentes a la idea original, la montaña es lo que tiene y la que manda, pero igualmente buenos; con el plan de que el mal trago resulte menos, como a mitad de trayecto paramos el viaje con destino a la realidad y nos desviamos a La Garrotxa para una más. A punto de entrar en territorio volcánico, montamos campamento donde si está permitido e igual que pollos en un horno.. mal pasamos la noche como buenamente se puede.
En los momentos de más fresquito del día que aún así ni lo son terminamos de acercarnos  al parque natural de La Garrotxa y recaemos a primera hora de la mañana en el parking de Santa Margarida. Sin un alma por allá y sabiendo que es de pago, nos lo tomamos con filosofía y buenos alimentos hasta el momento de apertura. Tardanos y con unos pocos malos humos, mal disimulados por una forzada amabilidad, nos dan la bienvenida a la zona cuando el sol ya calienta como para asar unas calçots y rapid@s ponemos pies en polvorosa para dar una vuelta entre antiguos volcanes.

No teniendo oportunidad si quiera de calentar, pues de eso ya se encarga el ambiente; bajo un cielo azul surcado por globos aerostáticos y parajes en que reina el silencio, llaneamos por el itinerario 1 entre espeso arbolado mediterráneo dirección al volcán Croscat ... 
... y sin que todavía aparezca el sol estamos bajo el cono de este antiguo volcán
  
pero el más joven de entre todos ,modelado por la mayor plaga del mundo, contemplando el
arte natural de los distintos depósitos de lava.
Foto de Leyre
Antes de que ocurra una erupción no sabemos si de volcán o de gentío 😜, continuamos o casi casi empezamos 
el recorrido bordeando por anchos y cómodos caminos las arboladas faldas del
 Croscat; dejándonos caer al área de Can Serra , donde nos quieren volver a
cobrar el parking
venimos sudando la gota gorda y el tema no será por sacar dinero nonono 
Lejos de lo que esperábamos de un paisaje volcánico,
 aunque ciertos detalles lo corroboran ...
... a la agradable sombra de la verde y apacible Fageda d' en Jordá, siguiendo
 las indicaciones de los carteles avanzamos por viejos caminos entarimados
 por la hojarasca y rodeados de hayas y más hayas ...
Foto de Leyre
... entre las que se esconden vestigios anteriores
de la humanidad 
este muro.. Corrales? Delimitación? que adornan
los parajes junto a otros más modernos, que no lo
 hacen tanto y nos obligan a cerrar por lo menos un ojo ...
... mientras con el otro observamos hasta los más
pequeños detalles de la naturaleza
Libélula/Sympetrum danae?  ...
... y empezamos con los pequeños esfuerzos del recorrido,
subiendo por un desgastado sendero hasta aparecer frente
a la iglesia románica de San Miquel y el Volcán de Santa Margarida.
Un calor ya insoportable se une sin invitación al "ataqué"
por la vertiente Sur, en la que empieza a abundar la compañía
 y crecer el barullo, que ganamos rápidos y sin tregua
 cobijados por el denso encinar ...
... sobre un firme "desmigado" fruto de lo que en su día
 emergió de las entrañas del Santa Margarida
terminando en el borde del volcán ...
... y descendiendo de seguido, entre mucho jaleo humano al caldeado cráter del
 Santa Margarida. Por unos instantes, pillando la sombra de la ermita de Santa
 Margarida el silencio y la soledad se apodera del lugar y contemplamos
 el escenario que a día de hoy cuesta ver lo que fue.
A la que se empieza a difuminar esa calma, retomamos la faena y salimos del cráter
en busca de la vertiente contraria a unirnos de nuevo al itinerario del parque;
bajo cuya sombra como cohetes descendemos la última rampa volcánica que
nos lleva al final del recorrido pero además al final de la aventura alpina de este 2022
.. aunque seguro
 muy seguro que no tarda en comenzar otra nueva.
🗻Del Rìo🗻

viernes, 22 de julio de 2022

La Montagne de la Blanche

Acechando al último día por tierras alpinas, la primera de las previsiones se cumple con creces. Una tormenta de película se cierne sobre el valle de las grandes cumbres de Ecrins y da pocas más opciones que aguardar a cobijo que el día llegué a su fin, mientras pensamos que quizá nuestra decisión de no intentar cumplir con lo pensado haya sido un acierto. En medio de la noche, como si el cuerpo supiese que era el momento en que se pondría en marcha desde el Refugio de Ecrins, nos desvelamos por unos instantes en plena "fiesta". Más agua a raudales e incluso algún destello perdido nos dan cierta paz mental desapareciendo todo mal sentimiento por no haber ido p'arriba para seguir acomodad@s hasta sonar el despertador.

Pintado el horizonte todavía de colores "feos" y algo de agua que va un tanto tardía obliga a enredarse entre las sabanas y despegar cuando "huele a bueno". Después de un desayuno con vistas difíciles de superar, bien preparad@s y sabid@s nos acercamos a donde ayer debíamos sin  obstáculo o equivocación de por medio. Válidos y olor rural son la única bienvenida que nos dan en un solitario Puy Aillaud y sin demora echamos pie a tierra para la última de nuestras andanzas alpinas.

"Abordando" la vertiente oriental de La Blanche con el sol  "ajusticiando" 
 al mundo de buena mañana; nos ponemos en marcha, recorriendo
 en soledad 
una senda con marcas amarillas y cogiendo altura
sin enterarnos 
por sus verdes faldas moldeadas para el esquí y
adornadas con hierros, metiéndonos a pequeños tramos en la
 agradable sombra de la linde del bosque de Charmourel ...
... dejando atrás los dominios esquiables de Pelvoux-Vallouise y el gran valle
 con las cumbres de Mont Brison en un abrir y cerra de ojos.
Viéndonos en medio de un paraíso alpino, seguimos "p' arriba" sin tregua
por los pastos cada vez más pedregosos y cruzando algun impresionante
canalizo 
que hay a quien le ponen dientes largos para el invierno; acabando por hacer un
pequeño paréntesis en la vuelta justo a las puertas del valle de Celse Nière y
 que nos desvía por un centenar de metros hasta el mirador de los tres refugios.

Foto de Leyre
Tal es el espectaculo que se brinda hacia los refugios de Sele, Pelvoux y Glacier Blanc; que aprovechamos a sentar posaderas y sacar de la mochila las delicias que hace no mucho han salido del horno, mientras contemplamos a la nubes jugar entre las cumbres más altas. Pensando que por ahí deberíamos haber estado y quizá nos habría salido mal la jugada.
Decorando el horizonte las alturas del Queyras e incluso al fondo el piramidal Mont viso ...
... a media ladera entre los dominios esquiables de Pelvoux-Vallouise
 y la caliza cresta de la Sauma; subimos otro largo rato sobre
terreno colorido que poco a poco se va "desnudando" pero no
entraña dificultad salvo algun paso para atrás ...
... pasando junto a las aguas del Lac de Puy Aillaud,
donde nos cruzamos con las primeras personas del día ...
... y apenas un poco más adelante, dirigiendo nuestros pasos por
un ambiente totalmente rocoso al S de las frías aguas de montaña
damos al clot la Nière y al camino directo a la cima de La Blanche.
Hitos y una traza casi excavada en el roto terreno nos guían con duro
esfuerzo para las patas hacia las alturas a la par de los paredones de
 las crestas des Barres y de Bel Serre  ...
... contemplando el imponente Pelvoux, que al fin se ha despejado ...
... mientras al otro lado llevamos vertiginosos canalizos
 que caen hacia el valle de L' Onde ...
Foto de Leyre
... y cuando quedan atrás, estando inmersos en un escenario
con extra de roca; afrontamos las ultimas dificultades
del circo, trepando un pequeño paso algo pulido y equipado ...
... acabando bajo la cima principal, rodeados de otros tantos picachos.
Un último esfuerzo dominando sobre el valle que se extiende a uno y otro lado de Vallouise; nos hace ganar altura por la divisoria meridional sobre cascajos y entre algunas simas, sumando diversion al echar manos en un par de fáciles escalones rocoso...
Foto de Leyre
... y culminar en la cima de La Blanche (2953 m).
y Leyre en la cima de La Blanche ( 2953 m).

Con la cima para nosotr@s, donde más nos gusta nos sentamos y echamos buen rato reponiendo fuerzas y disfrutando de vistas hacia el valle de L' Onde que recorrimos ayer y el Pic de L' Aiglière con el resto de moles que nos separan del valle del Durance ...
Foto de Leyre
... pero inevitablemente, el Pelvoux acapara la atención hasta el momento de marchar.
Tomando camino conocido, con delicadeza para no tirar
piedras a quienes suben o ir para abajo más rápido de
 la cuenta, descendemos de la pirámide cimera y tras
el paso de la sirga; nos deslizamos "desbocados" por
 el pedregal de vuelta al cruce del camino directo
de La Blanche y del pequeño lago.
Cuando ya hay quienes por estos lares están "tiradas a la bartola"
y con la panza llena, apuntamos envidios@s a las bajuras ...
... y siguiendo el remarcado e imperdible camino por las "mullidas" laderas de La Combe levantamos polvo en cada pisada y volamos en picado de regreso a Puy Aillaud, donde acaba está vuelta y nuestra andadura por los Alpes este año. PERO VOLVEREMOS 😜.
Foto de Leyre
🗻Del Rio🗻

martes, 19 de julio de 2022

"La parte bonita de una serie de catastróficas desdichas": Valle de L' Onde

El infortunio con la meteo nos persigue y el último gran plan por los Alpes, se nos complica por el anuncio de un nuevo episodio de tormentas y abundantes nubes justo cuando nos tocaría entrar en acción por las más grandes alturas de la zona de Ecrins. Así nos vemos una vez más entre la espada y la pared. Jugar y que salga bien o salga mal; o no jugar y pillarle la vuelta por otro lado. Mareada la idea de tanto darle vueltas, decidimos dejar todavía clavada la espinita que teníamos desde la otra vez y aprovechar lo poco que nos queda salvando lo malo vaticinado.

Como si una broma de mal gusto se tratase, el día empieza pintado con un cielo de azul y un sol de caerse la baba, pero no tarda en extraviarse. No se sabe si por una neurona todavía dormida o con sobredosis de dulces alpinos, nos presentamos en un pueblo de nombre parecido pero no igual y que está en la montaña de al lado. CAGADON. Rápidos reencauzamos la situación, pero la vida tiene otros planes y el mercado de Vallouise se presenta como nuevo obstáculo. A pesar de tener opciones de salvarlo, las señales dejan claro que hoy NO toca y nos acercamos a la casa del parque de Ecrins en busca de una idea factible para aprovechar lo que todavía queda de bueno.

Echado un rápido vistazo a mapa, folletos y demás fuentes; ideamos
 una vuelta por las bajuras sin saber que encontraremos en ella y
con la opción de recortar en caso de que el tiempo decida torcerse
 antes de lo debido. Rodeados de cierto jaleo de paseantes dejamos
 atrás la casa del parque; para encauzados por los carteles de la GR54
 junto a las aguas de L' Onde apuntar al W hacia llamativas cumbres
y dar cuando apenas hemos calentado con el Pont de Gérendoine.
Los verdes parajes de Le gran bois, que esconden curiosas
y gigantescas figuras naturales, nos engullen en agradable
 paseo por el largo Tour de l' Oisans ...
Foto de Leyre
... desviándonos por un instante al paradisíaco rincón de la cascada de La Pissette ...
... para seguido ir hasta el Pont des Places; donde abandonamos la GR y sin perder el rumbo fijo del comienzo, avanzamos a velocidad de crucero por verdosos y solitarios senderos en continuo sube-baja combinado con ratos de camino selvático y otros de pedregosas barrancadas ...
... en los que el rio pone la melodía, junto a los coros de pajarillos
 a un entorno digno de ser una de las maravillas del mundo ...
... mientras a ratos vemos a la espalda Vallouise y las cumbres de Mont Brison ...
... pero este encanto llega a su fin en el puentecito de Le Pra du Clot, no sin antes
 perder 
o mejor dicho ganar un momento para admirar una vez más estos lares "encantados".
Nuevamente enganchamos con la GR54 y una carreterucha, continuando
valle arriba sin apenas esfuerzo para las piernas y parejos a los
paredones S que caen desde la mole de La Blanche, prestando
 más atención al trafico que pueda venir ...
... que al entorno que nos rodea y la vida que alberga
aunque algo ya nos pudimos "distraer", como con esta Parnassius apollo y zygaena ...
... hasta que el valle se abre en la zona de Entre les Aygues y echando el freno para un rato, admiramos los valles glaciares que se extienden hacia Le Bans y al Col de L' Aup Martin.

👆 y Leyre en el Pré de Trué,
maquinando ideas para un futuro.
Después de un ratillo en buenos asientos con absoluta tranquilidad
 y buenos alimentos; retomamos la pateada siguiendo la asfaltada
GR54 a la par del cauce de L' Onde, sufriendo el azote del sol y pudiendo
contemplar los lares que caen desde la cresta de Reychard y
a la ida teníamos sobre nuestras cabezas ...
... volviendo veloces al pont des Places, donde enganchamos con los
verdes parajes del gran bosque y "volamos" sobre nuestros pasos mañaneros a
 la casa del parque, zanjando una larga vuelta sacada de la chistera y
aprovechando lo bueno del día.. antes del remate final por los Alpes.

Foto de Leyre 
🗻Del Rìo🗻