lunes, 3 de octubre de 2022

Un clásico antes del otoño: Balaitous

Buenos alimentos y algo de remojo para el gaznate, rematando con una dosis de descanso vespertino ponen las cartas que quedan sobre la mesa. No pintando "malo mano", cambio el chip totalmente y de ir muy ligero paso a montar una mochila un poco menos y a la que no le falta de nada con la intención de cerrar temporada en el último día del verano por todo lo alto con un clásico del pirineo entre las moles más occidentales que superan los 3000 m e hilando más fino.. a Balaitous.

Junto a la caída del día voy al catre y una nochecita un tanto peleona con las piernas, enseguida ve su fin cuando la luz todavía no ha hecho acto de presencia. A deshora desayuno con la calefacción de la furgo a tope nose que va a ser de mi este invierno y no teniéndolas todas conmigo, me calzo zapatillas cosa poco normal para estas intenciones y  voy a  La Sarra sin cruzarme a ni un alma en el trayecto, pero si otra "pérdida" como la mía en el destino.  Entre muchos coches para ser un jueves, me cubro a capas cual cebolla y en cuanto el reloj empieza a contar.. arrancó en el más pulcro de los silencios con el cielo queriendo dejarse pintar de bonito azul por última vez en este verano.

De la mano de esos primeros frescos en lo poco que resta de verano,
irrumpo sigiloso en la paz de la naturaleza y siguiendo el inconfundible
rastro rojiblanco de la transpirenaica, dirección al refugio de Respomuso,
atravieso los verdes parajes  que se extiende bajo Foratata y continuo
remontando a contracorriente el arbolado bco. de Aguas Limpias para
 con los primeros rayos de sol asomando desde el circo de Piedrafita
llegar al Llano Cheto y al momento de abandonar terreno conocido.
Quedando a la espalda las alturas de la cabecera de Tena La Partacua, Foratatas, etc 
e incluso asomando algunas del vecindario de Collarada ...
... con un primer tramo bien tieso, pegado a la llamativa cascada
del bco. de Arriel y rodeado de verde espesura salgo a terreno abierto
 con cada vez menos vida vegetal y por ahora ninguna animal o
"visitante"; para tras cruzar las frías aguas de montaña saltando
de piedra en piedra, seguir subiendo y subiendo sin respiro ni un
 metro regalado por "desmigado" terreno bajo los paredones fronterizos ...
... en la dirección de algunos puntos rojos hacia
 las escarpaduras que se desprenden del tresmil
 más occidental del pirineo y viendo asomar por primera
 vez la mole que esta vez me ocupa ...
... aparezco al poco a orillas del ibón bajo de Arriel, donde se presenta
 iluminado e imponente a partes iguales EL PALAS. Una invitación
silenciosa de la sombra a no parar, me hace arrear guiado por hitos
 en paralelo a las oscuras aguas ...
... terminando por subir apenas un poco más entre bloques, piedras
y el sonido de correr del agua hasta ver de lejos el ibón Alto de Arriel.
Escuchando las voces de las primeras personas camufladas buen rato entre el rocoso terreno que cae del coll. de Arremoulit por estas altitudes;  doy la espalda a la muralla de montañas que desde Portalet se extiende hasta Soques y Arriel, peleando contra más cuesta de hierbajos con mucha piedra suelta para salir del "pozo" y cruzarme en un momento de sol con un numeroso grupo con iguales intenciones...
... al lado del ibón helado, de lo que solo conserva el nombre,...
... y navegando por caótico entorno rocoso ,en el sentido duro de
las rampas que bajan desde los restos del helero de Frondiellas,
sigo algunos hitos y ningún rastro claro de camino
que iba por el otro lado, 
 pegado al Col Noir
, consiguiendo llegar de buena manera hasta el
Abrigo Michaud y al comienzo de la GRAN DIAGONAL de Balaitous. 
Lo primero de todo es protegerse  y una vez puesto el casco,
veo tres bastones colocados a la perfección en una esquina. 
Así con gente por arriba entro a la "temida" faena. Arrimado
a la pared, empiezo a ganar altura con ayuda puntual de las
 manos (I) por un pasillo encajonado ...
... y me "como" la mitad del desnivel que resta, caminando sin posibles miedos
 o vértigos por buena traza al sol mientras contemplo las bonitas vistas
de las alturas de los valles d'Ossau, Tena, Aragon, Aspe y más; plantándome
 en un pequeño llano, casi casi rozando con los dedos la linea de 3000 m.
Por un instante detengo la marcha y mirando adelante, a la imponente
 y agreste mole pirenaica.. la cosa impresiona. Tanto ,que hasta pienso:
ese no puede ser el camino!!! Pero la hoja de ruta dice que sí, algunos
hitos lo corroboran y me lanzo a por el último asalto.

Llevando el valle de Larribet por alla bajo los pies y
 sin intenciones de verlo de mucho más cerca, concentrado al máximo ...
... en un reino granítico sin apenas
 colorido, ni vida afincada ... 
... cojo sinuosa terraza de suelo roto y pared a tantear
 antes de nada, por la que empiezo bordeando el abismo
con algún paso de no mirar ni pensárselo demasiado y
 sigo ganando altura con alguna trepadita (I) y pies
de plomo por un terreno con toda intención de irse para
 abajo a la par de la cresta de Packe-Russell ...
... presentándome a tiro piedra de la brecha
des Isards, ante la última dificultad ...
... donde algun@ ya baja con más bien poco cuidado,
provocando lluvias de piedras; lo que me obliga
a escudriñar algunas trepadas(I-I+) por fuera
de donde va todo el mundo, uniéndome casi
arriba a una encajonada chimenea (I+) y
rematando la subida con algún paso interesante ...
... salgo a la arista N de este emblemático 3000 y con un pie hacia el glaciar
des Neous y otro hacia el valle de Larribet, cresteo sin dificultades  
aunque tampoco confiándose apenas unos metros ...
... para hollar la cima de Balaitous (3144 m).
Foto de cima en Balaitous (3144 m) .
Pirineada en solitario.

Efímera compañía de una maja pareja navarra o vasca y no asiduos a las modernas redes que eso me dijeron, me veo totalmente solo en la cima. Un lujo que no se puede desaprovechar.
Endulzando un poco al paladar, la vista también merece lo suyo y se va primero a lo más desconocido poco a poco se le pondrá solución de la vertiente N de la cordillera, con la excepción del inconfundible Midi de Bigorre ...
... a lo que sigue el desfile del Gran Vignemale y las grandes alturas que afloran de la zona de Ordesa y el sector más oriental de Tena ...
... y cuando  tengo una sensación de más frío y brisa que pasa a viento; termino de otear el horizonte hacia este valle y sus cumbres que este verano nos han dado tantas aventuras  y las que quedan mientras por detrás un enorme frente de nubes se aproxima poco amigable.
Viendo lo que se avecina, no tardo en ponerme con la tarea de volver.
Cuidadoso para no tirar piedras o excederme de velocidad; desciendo
sobre mi pasos medio lento pero seguro, cruzándome con gran cantidad
de gente que sigue subiendo a cumbre, la gran diagonal de la cara N ...
... hasta aterrizar de nuevo en lo que se podría
 ver cómo "terreno seguro", el abrigo Michaud. 
Aprovechando el quitar del "protector de ideas",
me siento por un momento en paz absoluta
y después de reposar y repostar un poco por última vez;
aprieto cordones, machos y todo lo posible ..
porque se vienen curvas.
Arriba la cosa empieza a pintar de otro color 
vaticinando lo que va a traer la entrada del otoño ...
... y por delante acecha cada vez más cerca lo que veía lejano desde la cima,
pero con destino ya en lo profundo del valle de Tena ...
... le empiezo a dar caña a las patas bajando hacia los ibones y de ahí
 en adelante con un terreno algo menos duro y más corredero, primero
en dirección a las aguas que caen desde Respomuso y después por la
 gran senda hacia La Sarra, bajo las meridionales rampas de la "muralla"
fronteriza a toda mecha hasta poner fin a esta clásica montaña a la vez
que a la temporada de verano ,que habiendo dado bastante de sí..
le sigue sin tregua ni descanso el comienzo de la siguiente
😜.
22 sept'22
🗻Del Rìo🗻