jueves, 23 de junio de 2022

TD

Según leyes no escritas en el mundo, llegad@s a una edad si quieres formar parte de "lo normal" debes cumplir una serie de requisitos o al menos unos cuánto de ellos. Pareja y "el anillo pa cuando", a lo que le sigue "la criatura" y después la parejita no? Un hogar al mayor lujo de detalle con un auto reluciente y potente. Un "buen" trabajo y para toda la vida. Largos ratos de bar y alta cantidades  de cerveza o bebidas de culto con sus correspondientes acompañamientos  apeteciblemente solidos. Estos son algunos de tantos y cuántos menos cumples más "bicho raro" eres.
Desde hacía ya un tiempo, quizá bastante más tiempo que sí que que no, los puestos de cabeza en esta situación fuera de lo normal eran la posición más normal; pero hace ya justo un año, supuso un punto de inflexión en que la vida tal y como la conocía tomo otro rumbo totalmente diferente. Quizá para mejor, quizá para peor.. pero eso es otro tema y que aún a día de hoy no ha llegado el momento de ponerlo en un lado u otro de la balanza.

Tras aquella decisión más un repecho  cargad@s y a toda mecha, de la noche a la mañana y a paso atropellado nos vemos con el momento de empezar. Volver a madrugar, viajar hasta Altsasu y entrar al "cole" nuevo, ver caras nuevas  a pesar de haber coincidido en las pruebas, NUEVAS porque vaya con la memoria y a empollar con las nuevas tecnologías .. aquello de boli y papel, ha sido relegado a segundo plano. Ay majo, que los años pasan y nos hacemos mayores
Horas sentados, aprendiendo todo lo posible y más, pero que se hacen eternas y lo que se muestra al otro lado de las ventanas nos tienta. Aun con todo echamos buenos ratos. Juegos y diversión compartida, "curros" varios e hincar codos para ese mal trago de volver a ponerse frente a un examen. Para cuando nos queremos dar cuenta, somos una pequeña piña y llega ese momento tan ansiado.. ir a clase en el monte.

Largas jornadas por las entrañas de Urbasa. Mapa y brújula en mano, echando "disparos" hacia "lares perdidos" con "rumbos rabiosos" y a "paso paradiso" haciéndonos descubrir bonitos rincones que tan cerca hemos tenido siempre y que nunca habríamos conocido. Sin faltar, respirándose miedo los días previos, una bonita noche de vivac, convivencia, buen rato al calor del fuego bien "regados" y con cosa buena en el plato.
A la vez otros días no buscábamos patear o llegar a un objetivo concreto; sino husmear cada detalle, grande o minúsculo para "destripar" el entorno que nos rodea. Quedar encandilados con la melodía que componen los vientos a su paso por los bosques, observar el vuelo del  GYPS FULVUS e incluso dar rienda suelta a la imaginación para ver como seria un lugar años atrás pero muchos, bastantes.
Lo malo de lo bueno es que se pasa demasiado rápido y con una nueva aventura, noche fresquita de invierno incluida, de "perderse" por los parajes de Urbasa en la que no estaba permitido estar perdido; los días de ser estudiante llegan a su fin por este curso. Pero no sin llevar en la mochila una gran recopilación de buenos momentos y nuevos saberes, más de un@ buen@ amig@/compañer@ y todavía más motivación para seguir adelante en este mundo intrépido ...

Por el bosque encantado de Urbasa, jugando
 a perderse y encontrarse camino a Bargagain.
Bargagain (1153 m)
Luces en días de niebla por Urbasa
Subiendo hacia los ojos de Iruaitzeta
Días de frio y penurias por las alturas
 del parque natural de Aizkorri-Aratz.
Aratz (1443 m)
Bajo la lluvia y bien cargados, navegando por Urbasa hacia
sus "profundidades" en busca del lugar de vivac.
Geastrum. Estrella de la tierra.
"Dulce morada"
Segundo día de diversión tras una noche que
 no fue tan mal, pero tampoco tan buena.
Gyps fulvus. Foz de Lumbier
Nacedero de Aitzarrateta
Ihurbain-Berian desde el alto de San Adrian
Lantxurda
Ojo de San Prudencia, Tierra Estella engullida por
un mar de nubes en el que emergen Montejurra y Monjardín.
Empezando el último día. Preparando mochilones,
sobreviviendo al frio mañanero y al juego.
 Cueva de Lubierri, The End TD1..
Del Rìo