martes, 25 de enero de 2022

"Pirineísmo gélido vespertino": Corredor Ejecutivo

Cuando es momento de que el mundo ordinario este a pleno rendimiento
otros vamos a contracorriente.
Como siempre.
Apunto de pararse a reponer fuerzas para seguir pico y pala 
escapado en solitario
me encuentro de camino a las "criogenizadas" alturas pirenaicas.

A horas en que el sol más a podido caldear el duro manto
echo el ancla en plena frontera del Portalet.
Que tendrá este lugar que cada vez es igual que la primera, 
de quedarse embobado al mirar a cualquier lado.
Con una ligera y fresca brisa,
acompañada de Tª fresquitas
me enfundó las botas en el desértico escenario.
Los crampones y piolets quedan a mano para por si acaso.
Y después de una comida más siesta inexistentes 
apuntando al cercano objetivo
salgo a dar un poco de caña.

Ni dados dos pasos, las botas se quedan a poco sobre la dura nieve y
saco parte de los hierros para en paseo al sol aproximarme a la base
de la llamativa aguja de Portalet, donde otra vez empieza la diversión..
pero esta vez por el pequeño corredor que la acompaña.
Justo donde empieza la escalera de pisadas de algun que otro curso
de alpinismo, saco el segundo piolet y sin problemas entro en la angostura ...
... por la que como un cohete, al ritmo de piolet-piolet
y cramponazo tras cramponazo voy ganando altura ...
... engullido por los paredones d' Estrèmére y la aguja ...
... hasta salir al sol unos 100 m más arriba, donde tras husmear la divertida y
 caldeada salida izquierda.. remato la faena por la normal y tocara volver
😜.
Con toda la emoción dejada atrás, por no darme en retirada temprana, ataco las fáciles  lomas meridionales del cordal sobre Portalet plagadas de "depredadores" ...
... hasta lo más alto del Pic d' Estrèmére (2165 m),
con bonitas vistas hacia el Midi d' Ossau.
El día poco a poco empieza su cuenta atrás, mientras deshago la amable divisoria de vuelta hacia el Portalet oteando el horizonte y echando el ojo a este, ese y aquel.
🗻Del Rìo🗻