martes, 31 de enero de 2023

LA RACA sobre tablas

La avería del centro del planeta, nos ha dejado tirad@s desde hace ya unos cuantos días en medio de un crudo y blanco temporal. La primera ración que coloreo las alturas y más, tocó verla desde la barrera. La segunda no fue mucho mejor y toco desde el palco y así casi una detrás de otra.. hasta que por fin a las puertas de la segunda tanda de blancos días de libertad, empezamos a frotarnos las manos y no precisamente por el frio 😜.
Sumándonos a la larga hilera de luces en la fresca noche, ponemos rumbo al que han pintado como el día más "perro" con una idea que le pilla la vuelta y con parada intermedia en la cama.

A los pies de Collarada, que estos días la hemos visto más que las paredes de casa, damos carpetazo a la noche y empezamos el siguiente asalto. Casi nada por hacer de par de mañana, nos lleva a que antes de lo previsto estemos list@s y aprovechamos la ventaja para plegar sin prisas ni atascos en lo que se va pintando como un bonito y muy frío día. 
Todo parece ir viento en popa, pero no solo cuenta que el tiempo sea "bueno" y llegando al destino que no dista más de cinco minutos del "campamento"; practicando ese antiguo arte de la conversación cara a cara, vemos que algo "falla". El cielo se ve casi azul, bien. Hace algo de fresquito pero vamos cual cebollas, cero problema. La previa va lista y la lección aprendida aunque siempre se aprenda algo desde casa.. pero los cuerpos no están para mucho trote y precisamente si algo hay es TROTE. 
Sin pestañear pasamos a un plan alternativo y ,en detrimento de que el bonito cielo azul pase a ser tan solo un vago recuerdo, seguimos valle arriba. Candanchu parece que ni lo han puesto, mientras por Astun muy tímido quiere asomar el cielo y plantado allá el huevo, mientras el parking se peta, nos ponemos en planta para algo de acción.

Del asiento saltamos direct@s a la nieve y aprovechando la efímera
soledad de la pista de pastores, foqueamos por ella para entrar en calor.
A la que la pista hace su primera curva, salimos a lo "salvaje" y gris; donde
 ganamos altura sin tregua sobre nieve venteada, negociando el terreno
más amable y zeteando por el menos de las laderas occidentales de La Raca ...
... viendo poco menos que nada del entorno que nos rodea
 y teniendo dificultades para "leer" el terreno ...
...hasta dar de nuevo con las pistas casi 350 m más arriba ,
 junto al sol queriendo ganar la batalla a las abundantes nubes.
Apareciendo de entre las nubes las rojizas
 estribaciones septentrionales de La Raca ...
...  el muro rocoso que nos separa de Canal Roya
 y poco a poco las grandes cumbres de Tena ...
... vamos hacia lo alto a "comernos" la otra mitad del desnivel, arañando con los cantos las duras y blancas laderas junto a las abarrotadas pistas ...
... contemplando en el último arreón
 las cimas que dominan sobre el valle del Aragón ...
... hasta llegar primero a donde se puede subir cómodamente y poco más arriba,
 hollamos la tranquila cima de La Raca (2277 m) con vistas al vecindario de Collarada.
En lo alto de La Raca (2277 m).
Apartad@s de todo jaleo, que parece no haber nadie alrededor , y al cobijo
del aire, para que no vuelen las focas, nos preparamos para lo bueno.
Dominando sobre el mar de nubes que se extiende al W, acomodamos posaderas
 por poco, echamos un bocado salado y de seguido vamos a por "el postre".

Compartiendo el "pastel" de merengue, buscamos lo mejor. Surcando una nieve
de categoría ,que solo la pillas por "lo segado", bajamos por la roja de La Raca ...
... siguiendo sin tregua por las laderas N de esta característica altura del valle , mientras los cielos se abren a nuestro paso, en un encadene de memorables
  giros rumbo a lo profundo del bco. de Astun hasta casi volver a la puerta de la
 furgo montad@s sobre las tablas.. y guardando fuerzas para la siguiente.
28 enero'23
🗻Del Rio🗻