lunes, 11 de septiembre de 2023

La chimenea night climbing

En eso que ni estando a la sombra tienes tregua. En un rato de estar leyendo buen material de montaña, una aventura Maniobras de escapismo!! despierta en mi esa idea que tiempo atrás me rondo la cabeza pero al final quedó en nada. Sin tardar un segundo, se la envío a Leyre. Al poco la respuesta son un par de preguntas.. Es una propuesta? Cuando vamos?
Sabiendo que el tiempo es algo que nos brilla por su futura ausencia, no hacemos esperar más de unos días.

En el instante que la semana ve su final la peor parte claro; tenemos plan estudiado, frontales cargados y cacharrería lista a expensas de que la escena se vaya preparando. Cuando el sol empieza a caer en el horizonte, es nuestro momento. Salimos del entorno urbanita de la cuenca de Pamplona y recaemos en un parking de Peñartea casi desértico, quedando l@s últim@s del turno de tarde y tan solo nosotr@s para el de noches. Echado el primer pie a tierra una rara sensación empieza a recorrernos el cuerpo, como un tímido nerviosismo que desaparece cuando acomodamos mochilas y ponemos mira en el pie de vía de La Placa.

Al ritmo que las luces de un caloroso día se van apagando,
una rampa entre verdor nos vale de calentamiento. La noche
 se cierne sobre nosotr@s. Iluminad@s con los frontales nos
 metemos en los arnés, les colgamos hierros y desplegando
cuerda.. nos ponemos cara a cara con la llamativa chimenea.
Siendo la idea de servidor, me cae el honor
 
o quizá horror por lo oscuro que se ve todo 😂 de entrar a la pared.
Por fáciles y tumbados pasos de adherencia,
ganó los primeros metros de placa ...
... que me llevan a entrar en la grieta. Tirando del agarre que dan las manos en la casi lisa pared y buscando pequeños huecos a los pies, sigo un poco más y empiezo a notar que cada movimiento me supone un esfuerzo cada vez mayor. A la que pillo chapa, me cuelgo y paradita.. no gusta, pero es lo que toca para conseguir que los nervios no jueguen a la contra o mejor que ni jueguen. Tras un breve respiro, vuelvo a la pared con otra cara. Más pasos de placa bastante finos se combinan con agarres a prueba de bombas en el filo y rematando con otros de empotre.. pero empotre de cuerpo entero ... Foto de Leyre
... saco EL LARGO que se las trae más de lo que dice el papel.
Quedando colgado sobre un oscuro abismo ...
... es el turno de Leyre. Cómo un cohete saca los primeros pasos y los siguientes,
hasta la parte central donde se presenta la parte más fina. Calcando mi andanza
 vertical, esos pasos centrales le obligan a apretar los dientes por unos metros
 y de ahí en adelante lo que tenía que ser lo más divertido de escalar ...
... se le torna una tortura por la fauna multípatas
 que habita en la pared. Haciendo de tripas corazón
 sube a la reunión y sin apenas a ver llegado, está
mirando al segundo largo y pensando en salir.
Lo justo para cambiar los cacharros, Leyre despega de la reunión. Un primer
 paso largo de tan solo un buen canto, le hacen entrar rápido en materia.
Desgastando la piel de manos y la goma de los gatos por más tramos de lisa
 roca que se alternan con solo unos pocos a la grieta , continua hasta unirse
a la vía vecina y agarrándose a buenos romos se planta en lo alto de La Placa
 por la única vía que nos quedaba de tachar. Un viento de narices aliña el
 momento. Voceando se comunica conmigo...
... y en cuanto me tiene enganchado, arreo
hasta arriba del tirón y el escalar se acaba... 
... pero el disfrutar del panorama tendrá que ser para la próxima,
al igual que el estar ahí cuando la situación invité más a ello
 y el chip cambia a modo descenso rápidamente.
En lo alto de la placa en nocturna "conquista",
la que se prevé como la primera de otras
😜.

Mano a mano, aguantando el viento que pega, preparamos el tema para rapelar
 a mitad de pared. Leyre se prepara para ir primero y a la que lanzó la cuerda.. el
viento me la juega. La cuerda se va por encima del filo de la chimenea y los dos
 pensamos: LIADA!!! Sin dar ni un segundo tiro de la cuerda a toda prisa. La suerte
 nos sonríe. Sin problemas cae a la pared y como si no hubiera pasado nada,
bajamos a la primera reunión. Repetida la jugada para ir hasta el suelo ...
... nos dejamos deslizar tan solo escuchando el silbar del viento
 por allá  arriba y el cantar de grillos por allí abajo, mientras
sobre nuestras cabezas se ve un estrellado cielo y las aventuras
 de roca en la vertical ven su final quedando en el tintero paredes
 que teníamos en el punto de mira, pero esta vez .. al tocar el suelo,
otros lares esperan y va a tocar esperar a que uno vuelva
🌍⛰️
.
Foto de Leyre
⛰️Del Rio⛰️

No hay comentarios:

Publicar un comentario